¿ La bolsa está cara ? ¿ Dónde invertir ?

¿ Dónde invertir en un entorno como el actual ? La renta fija está pagando unos cupones anormalmente bajos, existe la tendencia a pensar que la única fuente de rentabilidad es la renta variable. Este pensamiento en el momento actual de ciclo, puede derivar en grandes pérdidas en las carteras. Es por ello que es fundamental realizar un Asset Allocation sólido en función del análisis del ciclo económico.

Una de las actuales preocupaciones para la renta variable y renta fija es la inflación. Aunque teniendo en cuenta el momento macro en el que estamos tampoco me esperaría una inflación desmedida. Bien es cierto, que la bolsa no se comporta bien en estos entornos (tampoco la renta fija):

En el cuadro vemos los rendimientos obtenidos (descontando inflación) en el periodo 1928-2014 por los diferentes activos dependiendo del nivel de inflación. La conclusión es obvia: la inflación afecta a los rendimientos de los activos financieros.

La pregunta del millón sería entonces: ¿Cuál es el Asset Allocation apropiado para el momento actual?

En los mercados financieros uno de los pilares más importantes es la paciencia (si no el que más) y en un momento como este se convierte en algo fundamental. Los mercados de renta variable a pesar de estar en un entorno de tipos de interés en mínimos, no están ni mucho menos baratos por fundamentales. Si hacemos una aproximación bottom-up del mercado, analizando compañía a compañía nos damos cuenta de que es difícil encontrar compañías baratas, con ventajas competitivas y poca deuda. Actualmente las compañías con ventajas competitivas cotizan a múltiplos muy exigentes (PER 25-28) por lo que para encontrar compañías realmente baratas hay que bucear en entornos de mayor riesgo con componentes más cíclicos.

Analizando la renta fija, sacamos una conclusión parecida, el mercado de renta fija está caro con una elevada probabilidad de corrección. Este análisis no debería empujarnos a no invertir en renta fija, sigue siendo un activo estratégicamente fundamental en el Asset Allocation de las carteras.

Aquí tenemos un desglose de las rentabilidades que se han obtenido los últimos años en las diferentes tipologías de renta fija, las cuales han sido muy atractivas.

Los bonos aportan la diversificación apropiada para momentos de estrés y crisis, por ejemplo en 2008 mientras que el S&P500 cedió un 38%, el índice de bonos corporativos investment grade americano se revalorizó un 7,9, mientras que las letras americanas a 10 años subieron un 17%

Aunque las rentabilidades actuales no son ni mucho menos las que vemos en el cuadro anterior, la situación tampoco es la misma, por lo que no existen activos caros o baratos, los activos ajustan sus precios al entorno: Inflación baja, baja tasa de impago, baja volatilidad.

Debemos entender que en el contexto actual un 3,2% por IG corporativo sigue siendo una buena opción, el tramo bajo del IG en este caso sería el más atractivo. El crecimiento no es lo suficientemente fuerte para que las subidas de tipos afecten en gran medida a los cupones, lo más probable es que las subidas sean comedidas.

Uno de los peligros actuales de la renta fija son las famosas subidas de tipos que se esperan en los años venideros. La reflexión que debemos hacer es que para que tengamos subidas de tipos, es necesario que exista una mayor inflación, pero además es necesario que el crecimiento económico y la macro acompañe. Este aspecto es clave.

¿Estamos seguros de que en un periodo de 2 años no vamos a tener un ralentizamiento económico o recesión? ¿ Dónde invertir ?

Analizando el momento del ciclo en el que se encuentra USA, es difícil no pensar en que es bastante posible que se de el escenario de recesión en ese periodo. Y siendo USA el mercado líder a nivel global, acabaría afectando en gran medida al resto de países. Por lo que ese escenario de subidas de tipos no sería tan fuerte como puede esperarse. En entornos como el mencionado, los bonos corporativos IG del tramo bajo con un vencimiento a 3-4 años (2021-2022) pueden ser una muy buena opción para descorrelacionar la cartera en un entorno recesivo y es que si tenemos una cartera de renta fija que llevamos a vencimiento (3-4 años) con una rentabilidad cercana al 3%, no nos veríamos afectados y nos ayudaría a compensar las pérdidas de la cartera de acciones.

¿Otro componente fundamental del Asset Allocation? El retorno absoluto.

Otra inversión que debe estar presente en nuestras carteras en un entorno como el actual (fase final del ciclo económico) debe ser el retorno absoluto. Es una posición estratégica fundamental que nos va a aportar muchísima flexibilidad a la hora de jugar el ciclo económico.

Ahora mismo con valoraciones en bolsa bastante “caras” debemos posicionarnos en retorno absoluto y esa citada flexibilidad nos ayudará en momentos de correcciones. ¿Cómo? Pues dirigiendo en los momentos de correcciones capital de nuestra cartera de retorno absoluto a bolsa, entrando así en bolsa con valoraciones más atractivas que las actuales. En el caso de venir una recesión a 2 años vista, dejaríamos nuestro posicionamiento en retorno absoluto en 0%, pasando todo el capital a renta variable para beneficiarnos de las excelentes rentabilidades que se pueden obtener en bolsa tras grandes correcciones o recesiones.

Esto que comento parece muy sencillo, pero ¿realmente lo aplican los inversores? Los datos nos demuestran que realmente no.

En la imagen anterior vemos como las entradas en fondos son mucho más altas en los picos, y como las salidas se acentúan en las bajadas; debería ser al revés según el principio más importante de: “comprar barato y vender caro”

Por último adjunto un estudio de las cuentas de JPMorgan durante 20 años, con los resultados obtenidos por el inversor medio en comparación con los resultados que han dado los diferentes activos:

Una inversión 40% en bolsa 60% en renta fija dio una rentabilidad del 6,7%, mientras que el inversor medio obtiene una rentabilidad inferior a la inflación de ese periodo: un 2,1%

En resumen, hay que ser muy prudente con el posicionamiento actual en renta variable, debemos exponernos a ella por el coste de oportunidad que supone no participar en un entorno macro favorable (en la actualidad) pero necesitamos tener posicionamiento en renta fija y retorno absoluto que nos permita guardar esas balas extra para cuando la renta variable esté más barata que en la actualidad.

En próximos artículos hablaremos de que tipo de renta fija es la apropiada para este momento (no solo corporates, el posicionamiento tiene  que ser mucho más amplio) y que tipo de fondos son los apropiados para la parte de retorno absoluto (existen infinitas tipologías de fondos de retorno absoluto con diferencias enormes).

Por | 2018-04-17T15:15:40+00:00 marzo 9th, 2018|Categorías: Análisis Fundamental, Índices Internacionales|

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.